7 de noviembre de 2007

Diez días fundamentales

Cualquier otro año, aunque los próximos adversarios fueran rivales directos, nadie hablaría de lo fundamentales que son estas jornadas. Cómo ha cambiado esto desde que se anunció que el primero subía ¿eh? Ante esa situación, el CAI afronta ahora diez días fundamentales. En ellos, dos partidos clave: la salida a Santander y ante el Alicante Costa Blanca en casa.

Entiendo que la gente diga que después de siete jornadas no hay nada decisivo. Pero es que esta temporada cualquier mínima ventaja en la clasificación, si se produce pronto, puede y debe ser casi una garantía de éxito si se administra con cabeza. El CAI está en el grupo de perseguidores de Bruesa y Alicante. Se da la circunstancia de que ambos se enfrentan este fin de semana. Además, el equipo de Segura visita una de las canchas complicadas de la liga, la del Alerta Cantabria. Después de eso los rojillos recibirán a los alicantinos. Casi nada.

Estos diez días pueden dejar muchas cosas claras, tanto para bien como para mal. Las dos jornadas pueden reforzar a unos, tumbar a otros, dejar tambaleándose a algunos de los candidatos al ascenso... Todo puede pasar, pero desde luego habrá que estar muy atento a los próximos resultados.

A los resultados y a la actitud zaragozana. Una victoria en Santander a buen seguro que le daría alas. ¿Y en caso contrario? Pues habría que ver cómo les afecta de cara al choque trascendental frente al Alicante. Demasiadas dudas por resolver en poco tiempo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Al cambiar el formato liga LEB, es muy apetecible ir primeros para poder quedarse campeones, en estas semanas no sólo tenemos a Cantabria y a Etosa sino tambien a Rosalía. Creo que hasta con una derrota siempre que no fuera Alicante sería buen bagaje, pero, este CAI por ahora no da mucho miedo.
Es más tiene muchas dudas, esperemos que se resuelvan positivamente en estas semanas, si no es así los directivos y el director general tienen la palabra de dar soluciones

FER- I*LL dijo...

Si son fundamentales si.

Me alegro que hayas escrito sobre esto, para a ver si la gente se da verdaderamente cuenta. El día de Alicante, el Pabellón tendría que ser una verdadera olla a presión y que la gente vaya a animar de verdad y no se diluyan en los primeros minutos.

Además, los alicantinos, suelen remontar en la segunda parte, por lo que si nos fueramos al descanso ganando, incluso holgadamente, habría que seguir animando y empujando.
La afición también juega ese día.

UN saludo