12 de diciembre de 2007

El próximo rival conoce muy bien al CAI

Hoy en día todos los equipos conocen a sus rivales, cómo juegan, quién está más en forma, a quién hay que tapar... Pero en el caso de Melilla, se trata de un conjunto que sabe muchas cosas tanto del CAI como del club, incluso de la ciudad. En el seno del conjunto melillense hay una serie de "espías" que pueden ayudar y mucho a los suyos a intentar dar la sorpresa el viernes en el Príncipe Felipe.
El que más conoce al conjunto rojillo, sin ninguna duda, es Diego Ciorciari. El base argentino estuvo vinculado al club durante tres temporadas distintas, aunque sólo una completa. Aquí estuvo con Matías Lescano y con öscar González y sabe perfectamente cómo es la entidad, qué ambiente se respira en el pabellón y cuál puede ser la clave del éxito. Aunque también es cierto que cuando ha venido como adversario no ha tenido demasiada suerte.
Pero el conocimiento del CAI no termina ahí. Más jugadores. Por ejemplo, el alero Josemi García, para quien no lo sepa, jugó en Zaragoza en la Liga EBA, en un equipo ya desaparecido como era el Baleno Zaragoza. Y después, ya en las filas de Melilla ha sido protagonista de algunos encuentros en tierras aragonesas con algún que otro recital de triples.
Y más. El internacional Nacho Romero fue compañero, entre otros, de Lucas Victoriano, y se conocen bien. El entrenador, Paco Olmos, dirigió algunos meses a Óscar González una pretemporada en Calpe; y el segundo entrenador, Félix Alonso, además de dirigir a Los Barrios hace ya unos años, vivió en primera persona el "play off" del año pasado frente al León, ya que él es leonés y fue comentarista para una radio durante toda la serie.
Desde luego, si hay un equipo que conoce bien al CAI ese puede ser el Melilla. Cuidado.

2 comentarios:

pepito grillo dijo...

muy oportuno coscolin. el cai perderá el partido en el momento que piensen que ese no lo van a perder. pepito grillo.

Anónimo dijo...

Atención que creo que un primo del presidente del equipo hizo la mili hace treinta años en Zaragoza... por favor.